La Selva Negra con hielo y nieve

Que frio pasé, y eso que las temperaturas habían subido bastante. No sentía la puta de los dedos que a menudo entraban en contacto con el helado metal del trípode, jamás me alegré tanto de que éste tuviese zonas de goma para precisamente evitar este problema.

La temperatura osciló durante todo el día entre los –6 y los –10 en uno de los paisajes de invierno más hermosos que uno se puede encontrar.

La Selva Negra estaba en su elemento y yo lo sabía desde hacía casi 2 meses. Pacientemente estuve esperando al día después de la gran nevada, con cielo azul y todo idílico… pero ese día por desgracia no llego así que decidí no esperar más y a pesar del cielo cubierto, lanzarme con cámara en mano a la aventura. Lo primero que se necesita para algo así son buenas ruedas de invierno, algo que casi todos tenemos en Alemania, las mías además eran nuevecitas. Las pendientes llegan en algunas zonas al 18%, con ruedas normales imposible.

Nieve, hielo, frio y poca gente, solo en las pista de esquí, ideal para fotografiar en un par de sitios cercanos.

No me enrollo más. Aquí os dejo un par de fotos, el resto las podéis encontrar en la galería de la Selva Negra con nieve, que está integrada en mi galería de la Selva Negra. Por cierto, son cuatro páginas de fotos, abajo podéis saltar entre las páginas.

Espero que os gusten.

Cascadas de Allerheiligen

_MG_2578_79_80

_MG_2791_2_3

Lago Mummelsee, por supuesto helado

_MG_2853_4_5

Dos fotos tomadas en lo alto de la carretera panorámica de la Selva Negra

_MG_3060

_MG_3063

Animaros a visitar la Selva Negra, aunque sea en verano con temperaturas muy agradables, es muy bonita en cualquier época del año.

Saludos

David

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.